Enlaces de Interés
website-sergioramirez 03 website-sergioramirez 05
website-sergioramirez 15 website-sergioramirez 16
fluismercado website-sergioramirez 24
Síguenos en
website-sergioramirez 07 website-sergioramirez 09
website-sergioramirez 17 website-sergioramirez 18
website-sergioramirez 25 website-sergioramirez 18

san-jacinto-1

La batalla de San Jacinto, ganada el 14 de septiembre de 1856 por los patriotas nicaragüenses, tiene todos los elementos de una hazaña épica, en la que los hechos, que han pasado luego al territorio del mito, dependen de verdades sencillas. No hay nada de retórica, ni de mentira, ni de exageraciones en los relatos que quedaron de aquella hazaña. El tropel de caballos que ayudó a decidir la batalla, por ejemplo, parece la escena de una película, pero de verdad ocurrió, para que se volviera parte de la epopeya.

Leer más...

pez gaspar 02En el Antiguo Testamento el libro del Levítico establece con toda severidad una lista de animales impuros que de ninguna manera pueden comerse, entre ellos aquellos que se arrastran por el suelo: "comadrejas, ratones y toda clase de reptiles, como salamanquesas, cocodrilos, lagartos, lagartijas y camaleones..."

 

 

 

 

 



Leer más...

pupuluco-2Del vocabulario de mi infancia hay palabras que aún me divierten por su significado, aunque no se usen más, o se usen poco, porque ya se sabe que la lengua es cambiante, y mientras inventa vocablos nuevos, manda a otros al botadero de los chunches viejos. Recuerdo, por ejemplo, el término pupuluco.

 

 

 

 

 



Leer más...

iguanaHay dos reptiles tan emparentados que llegan a ser confundidos, el garrobo y la iguana, mal afamados por su horrido aspecto, tanto que nunca se comen sin prendas y adornos, recados y salsas que vienen de tiempos precolombinos. Se cuecen o asan primero, luego de pelarlos, pero nunca van desnudos a la mesa, sino revestidos de todas esas galas como si se quisiera ocultar todo rastro de su fealdad. 

 

Leer más...

ruben-dario 05El pobre Rubén no se libra del carnaval municipal y espeso, no se libra del folclor ni de la mediocridad. Cada aniversario de su nacimiento es otra muerte suya, y cómo debe maldecir desde allá en el Olimpo cada mes de enero cuando otra vez, como aquella de sus funerales, lo visten y lo desvisten, lo traen y lo llevan, manoseándolo de lo lindo. 

 

 

 

 

 



Leer más...

Archivo - Prosa Profana

Búscanos en Facebook

Últimos Tweets

© 2012 Todos los derechos reservados - SERGIO RAMIREZ