Enlaces de Interés
website-sergioramirez 03 website-sergioramirez 05
website-sergioramirez 15 website-sergioramirez 16
fluismercado website-sergioramirez 24
Síguenos en
website-sergioramirez 07 website-sergioramirez 09
website-sergioramirez 17 website-sergioramirez 18
website-sergioramirez 25 website-sergioramirez 18

Balzac-Tratado-De-La-Vida-Elegante-500x772El orgulloso y pedante marqués de Queensbury, inventor de las reglas del boxeo, se hallaba indignado tras descubrir la pecaminosa relación de su hijo con Oscar Wilde, alrededor de la cual la maledicencia tejía su alegre red en Londres. Entonces escribió una brevísima nota para el poeta y, muy al estilo británico, se la dejó con el conserje de su club: "Para Oscar Wilde, ostentoso sodomita [SIC]".

Leer más...

casa-ramirez-2Mi padre, el único de entre sus hermanos que no quiso ser músico y se decidió por la vida de comerciante, compró un terreno en el centro de Masatepe, que daba a la iglesia parroquial y al parque central, en mancomunidad con su amigo Cruz Mercado, y luego decidieron con una moneda tirada al aire quién de los dos se quedaba con la parte de la esquina. La ganó mi padre.

Leer más...

robin-aldana2

Hace poco recibí este mensaje: "hola escritor Sergio Ramírez. Termine mis estudios acá en Texas Tech University, dos maestrías y un doctorado en música. El primer proyecto de mi maestría que hice fue Recital Aria para tenor y orquesta moderna, en base al magnifico poema "Cantos de Vida y Esperanza" de Rubén Darío. Y mi tesis de graduación fue Pax para voz de tenor, voz de barítono, voz de bajo, y orquesta completa, basado en el poema de Rubén Darío.


Migrantes-foto-AFP-2

El mensaje es de Robin Aldana, un músico nicaragüense, del que antes no sabía una palabra. Ejecutante del fagot, y compositor, uno de los tantos de nuestros creadores desperdigados por el mundo, que brillan en las artes, la literatura, en el campo académico; que son científicos, investigadores, diseñadores de moda, animadores digitales de películas, cirujanos, juristas, expertos en cibernética, y de cuyos éxitos fuera de las fronteras ignoramos casi todo.

Tampoco sabemos mucho acerca de Bernard Gordillo, de Managua, formado en el Centenary College de Louisiana, el Early Music Institute de la Universidad de Indiana, y en la Guildhall School of Music and Drama de Londres; doctor en música, profesor de la Universidad de California en Riverside, y concertista internacional del clavecín y el órgano de cámara, además de musicólogo, que ha investigado la vida y la obra de los músicos nicaragüenses, entre ellos, Luis Abraham Delgadillo y Carlos Ramírez Velásquez, durante temporadas casi secretas que pasa en Nicaragua.

Y apuesto a que muy pocos saben de Giancarlo Guerrero, nacido en Corinto, y quien tuvo su formación musical en Costa Rica, adonde emigró en los años ochenta. Seis veces ganador de los premios Grammy; por once temporadas director titular de la Orquesta Sinfónica de Nashville, y también de la Orquesta Filarmónica de Wroclaw, en Polonia, y director huésped de la Orquesta Gulbenkian en Lisboa.

Este año ha dirigido conciertos con la Sinfónica de Boston, la Orquesta Sinfónica del Estado de Sao Paulo, la Orquesta Sinfónica de Berlín, y la Orquesta Sinfónica de Nueva Zelandia. De él dice el crítico musical del diario Boston Globe, que "su ejecución es poderosa y visceral".

Lo conocí cuando hace unos años dirigió a la Orquesta Sinfónica de Costa Rica en la puesta de la ópera Carmen, en el Teatro Nacional, y cuánto me habría gustado, se lo dije entonces, que alguna vez pudiera dirigir a en Nicaragua, lo que viene a ser lo mismo que un sueño imposible.

Y en cuanto a juristas: Carlos Genaro Muñiz, por ejemplo, doctor en derecho de la Universidad de Yale, fue nombrado este año como magistrado de la Corte Suprema de Florida, a los cincuenta años de edad, después de una exitosa carrera jurídica en la Fiscalía de Florida y en el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, en el campo de los derechos civiles.

Y acaba de morir hace pocas semanas en París, Bernard Dreyfus, uno de nuestros pintores más imaginativos y rigurosos, de quien sólo recuerdo una exposición suya en Nicaragua, a comienzos de los años noventa, en la Galería Códice, entonces instalada en el Gran Hotel. Su obra es comparable a la de Armando Morales, en cuanto a riqueza y colorido.

Hay que sumar todos estos nombres. Representan la riqueza de este país que infortunadamente multiplica cada día su diáspora. Brillan afuera, y cuánto brillarían adentro. Si se pudiera.

Bogotá, noviembre 2019
www.sergioramirez.com
www.facebook.com/escritorsergioramirez
http://twitter.com/sergioramirezm
https://instagram.com/sergioramirezmercado

a-la-libertad-fiallos-gil-1

Cuando entré a estudiar en la Universidad en León en 1959, el rector era desde hacía apenas dos años el doctor Mariano Fiallos Gil, quien había luchado por conquistar la autonomía universitaria hasta conseguirla. Sus discípulos formamos lo que se llamó “la generación de la autonomía”.


a-la-libertad-fiallos-gil-2

Cuando entré a estudiar en la Universidad en León en 1959, el rector era desde hacía apenas dos años el doctor Mariano Fiallos Gil, quien había luchado por conquistar la autonomía universitaria hasta conseguirla. Sus discípulos formamos lo que se llamó “la generación de la autonomía”

No creía en las verdades absolutas, predicaba la duda como símbolo de la libertad de pensamiento, y se sentaba en las bancas de los corredores de la universidad a conversar con los estudiantes. A interrogarnos. Fue mi maestro en todos los sentidos, y me animó a seguir por el camino de la escritura.

Creó el lema “a la libertad por la universidad”, y nos hablaba de un humanismo beligerante, la universidad fuera del claustro; y nosotros salíamos a la calle a enfrentarnos con la realidad, el país se hallaba bajo la férula de una dictadura familiar que, curiosamente, bajo el gobierno de Luis Somoza Debayle, había concedido autonomía a la universidad.

El doctor Fiallos solía repetirnos la máxima de Publio Terencio Africano: “soy un hombre, nada humano me es ajeno". Y nada de lo humano es ajeno a la universidad obligada a formar profesionales modernos en el conocimiento, críticos frente a las verdades establecidas, renovadores del pensamiento, lectores incansables, curiosos sin medida, y sensibles ante su entorno desmesura. Dueños, en fin, de una voluntad transformadora.

Si a la universidad se le arrebatan esas cualidades, y se burla su autonomía, nada queda de ella. Es lo que proclamaba el Manifiesto de la Federación Universitaria de Córdoba, del 21 de junio de 1918: “Las universidades han sido hasta aquí el refugio secular de los mediocres, la renta de los ignorantes, la hospitalización segura de los inválidos”.

El doctor Fiallos Gil convirtió a la universidad en una fortaleza ética, y su voz era escuchada cuando le tocaba pronunciarse y juzgar, señalar los males y los déficits sociales, criticar a la dictadura, y denunciar los abusos de poder. La universidad se hallaba en el vórtice de los acontecimientos. Era respetada.

Hoy, cuando en las encuestas de opinión se pregunta sobre las instituciones de mayor prestigio, las que ejercen influencia sobre los ciudadanos, se olvidan de preguntar por las universidades públicas. Ya no son fortalezas éticas, sin apéndices del poder. Sometidas, han renunciado a su papel transformador. No son ya más la conciencia de la nación.

Hay nuevas formas de populismo y de caudillismo, envueltos en una retórica altisonante, como si fuera el remake de viejas películas ya vistas, y las universidades no se libran de esa férula ideológica. La autoridad académica se subordina a la de los comisarios políticos. Son universidades intervenidas.

Los profesores que no responden a las líneas políticas oficiales son despedidos, y decenas de estudiantes han sido expulsados, o se hallan en la cárcel acusados de actos de terrorismo. La lealtad política sustituye al rendimiento académico, y por tanto la calidad de la enseñanza se empobrece.

La democracia es una herramienta ineludible, e insustituible, sin la que no son posibles ni la paz social, ni la institucionalidad, ni la transformación social, ni el progreso económico. ¿Tienen que ver las universidades con la defensa de la democracia? En absoluto, cuando debían estar a la cabeza, y ser un laboratorio permanente de elaboración democrática.

La democracia debía ser defendida desde las universidades, con las herramientas del pensamiento elaborado de manera crítica en los recintos académicos. En el ejercicio pleno de su autonomía, y en libre debate de las ideas que esta conlleva, las universidades deben ser ellas mismas escuelas de democracia.

El pensamiento fundador de Mariano Fiallos Gil ha sido desterrado de la universidad.

Madrid, diciembre 2019
www.sergioramirez.com
www.facebook.com/escritorsergioramirez
http://twitter.com/sergioramirezm
https://instagram.com/sergioramirezmercado

 

mono

Vivimos acompañados por una multitud de seres de cuya existencia sabemos poco. Damos por sentado que están allí, y los creemos ajenos o lejanos a nosotros. Son las especies que habitan nuestro entorno desde miles de años atrás, y que por consecuencia de la violencia del cambio climático, de la extinción de los bosques, del agostamiento de los ríos, de la agresión de los depredadores, están desapareciendo. Se extinguen para ya nunca volver.

Leer más...

Archivo - Prosa Profana

Búscanos en Facebook

Últimos Tweets

© 2012 Todos los derechos reservados - SERGIO RAMIREZ